El Sprint o Iteración en Scrum

share on:
_chita

No existiría Scrum si no fuera por los Sprints. Eso está claro.

El Sprint o Iteración (o Ciclo) es el Evento más importante y primario de la metodología Scrum. 

El Sprint es el corazón de la práctica Scrum, un evento con un tiempo acotado (de hasta un mes) en el que se debe entregar “Terminado” una serie de componentes. Terminado se entiende como aceptable por el cliente, debidamente testeado y probado (aunque sea limitado en sus funcionalidades). Todo lo que se entrega, tiene que estar funcionando. Lo que no está “Terminado” no se muestra.

Los Sprints deben tener una duración estable durante a lo largo del proyecto. Y un nuevo Sprint comienza ni bien termina el anterior, tantas veces como se haya decidido al principio.

Dentro del Sprint se definen una serie de Eventos que son todos fundamentales:

  • La Planificación del Sprint
  • La Ejecución en sí misma.
  • Los Scrums Diarios (Reuniones rápidas de alineación)
  • La Revisión del Sprint.
  • La Retrospectiva del Sprint.

Durante un Sprint, no puede haber cambios que afecte el Objetivo del Sprint. Por ejemplo, no puede agregarse más gente al equipo – por más que se pudiera pensar que eso es algo favorable. La naturaleza dinámica y complementaria de las capacidades del grupo hace que el agregar un nuevo componente rompa la relación del grupo (ya que no sabemos probadamente que capacidad aporta).

Tampoco deben bajarse las expectativas de calidad, durante el Sprint. Lo que se considera como “Completo y Terminado” es constante.

Lo único que es flexible es la Negociación de los Objetivos (en particular de las Tareas del Sprint), junto al Dueño del Producto, en caso que se note la necesidad.

De cierta forma, podemos considerar cada Sprint como un mini-proyecto en si mismo; un “mini-proyecto” con un mes de horizonte, como máximo.

La razón por la que se limita la duración máxima de un Sprint a un mes es porque, sencillamente, el alargar provocaría más complejidad, mayor riesgo – por lo menos eso se ha comprobado. Es mejor tener horizontes cercanos para poder sentarse a revisar, discutir, corregir errores y comenzar otro nuevo Sprint.

Quizás esa sea la característica más loable de los Sprints cortos: Mayor predictibilidad, ya que vamos a estar inspeccionando el progreso y adaptándonos a los cambios al menos una vez al mes (normalmente dos).

También eso implica que el riesgo de pérdida – o el costo de lo que se haya hecho mal, decrece a un mes.

Una práctica común es comenzar un Sprint los martes, miércoles o jueves. Ya que los lunes y viernes son considerados días menos productivos.  

También, cuando los equipos están repartidos en diferentes ubicaciones geográficas (no recomendado). Es común que las reuniones de Revisión de Sprint (muestra de resultados), la de Retrospectiva (corrección de errores) y la de Planeamiento del – próximo – Sprint, se realicen al mismo tiempo.

Pero no es necesario que estas se lleven a cabo el mismo día, ni mucho menos.

share on: