Retrospectivas en Scrum

share on:
_retro

Cuando escuché por primera vez lo de Retrospectivas en Scrum supuse que cada uno tenía que ponerse a pensar en que hizo mal, o bien, como ir al confesionario… y eso que hace rato no piso una iglesia. Una especie de momento de relajación zen para luego compartir lo descubierto con el equipo. Pero me encontré con algo mucho más interesante.

En Scrum, el proceso de Retrospectiva (que se hace al final del Sprint, luego de que se enseñasen los resultados al Propietario del Producto – el cliente -), es un ejercicio para re-alinearse con las nuevas lecciones aprendidas.

En particular, tiene que ser una charla abierta, sincera y honesta, entre todo el equipo.

Preguntarse:

  • ¿Qué funciono bien?
  • ¿Qué cosas deberíamos intentar mejorar en la próxima iteración (sprint)?
  • ¿Qué lecciones hemos aprendido?
  • Y MUY IMPORTANTE: contarle al Scrum Máster, el Facilitador, cuales son los obstáculos previstos (para que se ponga a trabajar en removerlos)

El objetivo es que gracias – y mediante – el ejercicio de Retrospectiva, todo el equipo de Scrum se beneficie de un crecimiento sostenido, en calidad, productividad y motivación.

Lo que suele suceder – lamentablemente – es que mucha gente dentro del proyecto piense que el ejercicio de Retrospectiva no sirve para mucho, y entonces desperdician ese tiempo (aunque suelen reservar ese espacio ya que creen que es una de las partes necesarias – por definición – de un Scrum).

Para no perder el tiempo en una Retrospectiva, tenemos que focalizarnos en lograr Puntos de Acción por cada ítem, decidir que vamos a hacer al respecto. Algo debemos haber aprendido de la última iteración (sprint). Si la respuesta a todo es “Va Bien”, “Hubo problemas”, o expresiones no “accionables” o concretas, seguro será una pérdida de tiempo.

La cuestión es no ver la Retrospectiva (en Agile, Cascada, lo que sea) como una  reunión OBLIGATORIA sino como una NECESARIA.

Hay varias formas de hacer las Retrospectivas entretenidas y hasta divertidas; hay muchas diferentes técnicas también, ninguna en particular más útil que la otra. Como la de la Estrella de Mar (que veremos luego).

Pero también es un problema hacerlo “divertido”; Hay muchos consultores, o programadores, que se toman sus trabajos muy enserio y que suelen esconderse o desconfiar si ven alguna actividad de grupo que parezca divertida. Pero necesitamos de esas cosas. Está claro.

Organizar una reunión de Retrospectiva no es fácil. Hay que crear el ambiente y pensar en actividades para “extraer” la información y lograr puntos de acción. Una buena alternativa, para jugar un poco con los roles, es asignar a una persona distinta, cada tanto, para que haga de “Facilitador” de la Retrospectiva. Puede darse cuenta lo complicado que es, o puede extraer otro tipo de información del equipo.

No solo se trate de escuchar lo que el equipo dice, sino también de lo que no dicen, de los gestos corporales, las inquietudes aparentes, o el tono de voz.

El consejo que Norm Kerth – un gurú en estos temas – da, respecto a Retrospectivas, es intentar que todo el equipo vaya a ellas con el pensamiento de que cada uno de los demás presentes ha hecho lo mejor posible para lograr sus objetivos; evitar estar a la defensiva, pensando en los prejuicios o pre-conceptos que tenemos de esa persona, o que tienen una agenda (o plan ulterior) y que no es sincera. Es como que nos pusiéramos filtros, y realmente no “escuchamos”.

share on:

Leave a Response